Había muchas esperanzas en esta nueva oportunidad de salir airosos del Defensores del Chaco, de plasmar en la cancha una deseada “superioridad” sobre el fútbol paraguayo, todo ese sueño se derrumbó ante una escuadra llena de actitud y distante del juego bonito, prácticos los “albirrojos”, muy nerviosos y repletos de desconfianza los ecuatorianos, regalando dos goles calificados de bobos por el estratega Gustavo Quinteros.

Los nuevos de la selección que habían tenido buenos números el año pasado bajaron mucho su rendimiento, eso unido al pobre partido de muchos de los experimentados dio como resultado una presentación decepcionante, no es el resultado, es la impotencia para ser buenos en defensa y peligrosos en ataque, ni se llegó mucho y las pocas veces que se acercó al arco Paraguay llegaron a la red ecuatoriana pobremente defendida, el juego aéreo es ineficiente, siempre lo he expresado, hay que mejorar en todos los niveles de nuestro fútbol, tanto es el temor a los centros aéreos que Dreer desconfiado, salió a perder en esa pelota que dejaba fácil para tomarla al portero si no se hubiese apresurado, terminó en gol de Valdez por la habilitación del propio Arturo Mina, Paraguay se hallaba a años luz de un gol, Ecuador generoso le puso alfombra roja al triunfo local.

El tiempo posterior al gol de la quiniela fue de lo peor de Ecuador, nerviosos los volantes sufrieron dos tarjetas Noboa y Bolaños, bajas para el partido de Quito contra Colombia; para el segundo tiempo mejoraron los paraguayos y encontraron por una jugada de Alonso el segundo, para el estado del partido era demasiada ventaja local y parecía milagrosa la reacción ecuatoriana que acercó la esperanza de no perder con un penal por mano discutible, balón hacia la mano de Alonso en carrera que Felipe Caicedo no desperdició, a propósito el 9 ecuatoriano con mucha actitud y poco acercamiento a Noboa y Bolaños, fue quizás su falla en un partido difícil para cualquier ofensivo cortado con respecto a sus volantes cerebrales, debió salir para conectarse.

Fue una derrota cara la de Asunción, Ecuador perdió dos titulares, perdió la confianza que había recuperado con los buenos resultados de las fechas anteriores del 2016, enmendando derrotas en casa y visitante, con Colombia hay que mejorar la actitud, los colombianos no jugaron bien en su corta victoria frente a Bolivia, pero con espacios serán más peligrosos, es necesaria mucha inteligencia para no ser muy arriesgados para el contraataque colombiano, la estrategia ecuatoriana para ganar no solo debe ser arriesgar, hay que ser prácticos como los paraguayos, quizás no semejantes pero no hay que regalar nada para estar en Rusia.

Patricio Cornejo
Radio Caravana, Radio Diblu, FDDeportes Canal U. Católica.

Deja un comentario