Primer Clásico del Astillero del 2017, un volcán de emociones, polémicas y lances que todos comentamos, dejó mucha tela que cortar este triunfo de Emelec en su quinto partido consecutivo en el Capwell después de su derrota en Arequipa, los dos rivales de tantos años después de una semana copera inolvidable, con viento en la camiseta para ambos, quizás para Barcelona más, vencedor en Argentina y liderando su grupo, con once jugadores en la cancha durante 19 minutos dejó una gran sensación, luego tomó una pausa para seguir creando peligro en la puerta de Dreer, el DT Arias mejoró con cambios el rendimiento del cuadro añil y logró la victoria con tanto del artillero repescado Marlon De Jesús.

No se puede dejar pasar como hizo Albarracín el penalti de Moreno a Pineida, pudo cambiar la historia del partido, fue una jugada muy clara, Alvez tomó el camino de su expulsión con su reclamo 4 minutos después por doble amarilla, el momento del partido era amarillo, desbordando Esterilla y Caicedo, con Alvez fuera los amarillos perdieron su punta de diamante, aunque se recuperaron, entendió el estratega Arias que los dirigidos por Almada seguían con vida a pesar de la inferioridad, ingresar a De Jesús, luego a Gaibor le dio el mando que necesitaban los vencedores y sacarle provecho al 11 contra 10 que no se notaba demasiado en el trámite. Vides perdió el llamado gol de la tranquilidad, Barcelona pensó en el empate hasta el final.

Emelec no repitió su esquema de los partidos anteriores, cuando por campeonato había sacado frutos la corrida por derecha de Romario Caicedo, esta vez Barcelona lo controló más que los rivales anteriores de los azules, en cambio creció Ayrton Preciado, por su flanco llegó la carga del gol con pase de Gaibor y centro para Marlon, zurda al challo ante el cierre inútil de Pineida, los centrales habían sido superados en la elaboración de la jugada anterior al único tanto del Clásico; la reacción barcelonista pareció suicida, dentro Nahuelpan y E. Castillo, antes Barcelona había perdido por un golpe a su capitán Oyola, la desventaja obligaba a ser audaces, en el cierre un roce entre Gaibor y Nahuelpan antes del cobro de un córner provocó la roja de “Dunga”, pareció excesivo.

Ambos cuadros pelearon la victoria, nunca dejaron de buscarla, provocando muchos minutos espectaculares, motivando errores, jugadas violentas, fallas del árbitro, pero la historia del Clásico del Astillero tuvo una nueva página para el recuerdo, De Jesús, hombre gol, creo que es el ideal para que cierre las jugadas deel esquema que pretende Arias, lo demostró en este gran partido, quizás el más exigente de los que ha ganado en este año el C.S. Emelec.

Patricio Cornejo
Radio Caravana, Radio Diblu, FDDeportes Canal U. Católica.

Deja un comentario