Opinión

Carlos Usategui
@CarlosUsategui
Periodista de Súper K800, CD7, Radio City.

 

Es difícil saber a ciencia cierta qué tan polarizado pueda estar el criterio de todos los que estamos envueltos en el futbol sobre la actuación de Vinicio Espinel en el cotejo del Sábado entre Independiente y Barcelona; me supuse iba a existir una mayor desaprobación hacia el juez central por como terminaron siendo expulsados los dos goleros canarios, en especial la de los fanáticos como también se podía esperar de algún sector de prensa, pero me da la impresión que entre la espera de un día de feriado, del hecho de que estoicamente Barcelona estuvo a un paso de haberlo empatado y que no lo aprovecho con el fallido penal de Oyola, sumado a mi percepción de que hay una mayor consciencia de auto reconocerse cuando se comete un error como lo fue en el caso de Banguera, de que todo se lo haya tomado con mayor madurez. De que el Barcelonista hoy atribuye, no todos por supuesto, a que su arquero fue el que provoco la debacle y que termina  perjudicando a su club, y que de no ser por Blanco, figura para mí del partido, hubiese terminado en una noche de terror para el ídolo.

Los propios hinchas de Barcelona reconocen que Banguera provoco todo esto, por su exceso de quema de tiempo, cierto es que Banguera como muchos otros arqueros abusan en la pérdida de tiempo, y que a lo mejor en un partido donde no era de vital importancia como lo era este, a lo mejor un árbitro cualquiera no hubiese sido tan tajante como lo fue Espinel ese día. Sería bueno también que los jugadores estudien un poco más a los árbitros y comprendan más su perfil del árbitro de turno para manejarse más sabiamente.

Lo de Lanza hay que esperar su sanción si es que existe, hay un informe arbitral y lo más probable es que se le imponga una reprimenda legal. El problema posterior es que Barcelona no contara con dos de sus arqueros principales que le dan seguridad y ahora está supeditado a que los jóvenes que los vayan a reemplazar puedan tener la confianza y seguridad en tramos tan cruciales y que solo sus compañeros de equipo tendrán que otorgársela al que vaya a adquirir tamaña responsabilidad. Se habla del chico Ayrton Morales quien se erige como el candidato para custodiar el arco torero. Un ilustre apellido que ya tiene una historia consagrado en el ídolo ecuatoriano. Carlos Luis Morales, debuto a los 17 años en Quevedo ante el equipo de esa ciudad (0-0) allá por 1983. ¡Suerte para Morales! Y también para Emelec frente a Sao Paulo.

Deja un comentario